Repensar las cadenas forrajeras luego de la inundación “El agua ya está aquí. Ahora hay que pensar qué haremos cuando se vaya”. Así lo manifestó el ingeniero agrónomo Pablo Cattani, refiriéndose a las condiciones que habrá que afrontar cuando las aguas se vayan. Es evidente que el suelo ya no será el mismo y habrá que ver qué deberán comer los animales.

“Mientras más rápido reaccionemos, más rápido llegaremos a la solución entonces me parece que si no podemos hacer mucho afuera porque tenemos agua, hagamos adentro. Pensemos que vamos a hacer cuando se vaya el agua, pero pensémoslo ahora para que inmediatamente después de que se vaya el agua o cuando comience a mejorar la situación empezar a actuar en consecuencia”, indicó Pablo Cattani.

P: ¿Qué tipo de forrajes debería utilizar el productor teniendo en cuenta el análisis de los suelos que se puede hacer en esta zona?
PC: El análisis tiene que ser de acuerdo no a los suelos sino de acuerdo a las necesidades. Si el productor va a tener una actividad de recría tendrá que pensar en proteínas y si está más tirado al engorde tendrá que pensar mucho más en la energía porque son digamos los ingredientes de ración que más está necesitando en ese periodo productivo cada animal entonces sin no puede hacer alfalfa tendrá que hacer otra especie y  cosecharla en el mejor momento para tratar de tener mucha digestibilidad y proteína, y después si es maíz o si es sorgo tratar de pensar en lograr energía del propio campo para tratar de evitar la compra externa que le resienta mucho más todavía en el bolsillo y es una situación de coyuntura complicada.

P: ¿Hay algunos forrajes en particular que se le pueden recomendar al productor o depende de cada explotación agropecuaria que esté llevando adelante?
PC: Es que depende de la explotación que está llevando adelante, es como venir a decir  “en un bajo de la provincia de Santa Fe quiero tener alfalfa”, no vas a tener alfalfa, entonces tratemos de buscar la mejor especie que soporte mi suelo y seguramente algunos suelos de alfalfa se tendrán que reconvertir en un par de años con pasturas que soporten más suelos anegados y una vez que bajen las napas volveremos a pensar en la alfalfa. Entonces dar una recomendación hoy no, me parece que tenemos que ver cada situación, cada potrero específico, hablar con los técnicos de la zona que tienen más experiencia y decidir de acuerdo a la zona que vamos a meter hasta que podamos volver a nuestra rotación de alfalfa que es la panacea, y mientras tanto es una situación de coyuntura que hay que solucionarla, a nadie le gusta atravesarla pero de todos modos podemos seguir adelante y podemos seguir analizando situaciones productivas.