Los Cerino suman tecnología alemana para potenciar el negocio forrajero El Edén Alfalfa trabaja unas 550 hectáreas para confeccionar rollos y megafardos. Recientemente adquirieron en Fragro SA una enfardadora gigante Claas Quadrant 3300 RC.

Facundo y Gustavo Cerino (El Edén), Nicolás Marinzalda (Claas) y Luca Frágola (Fragro) muestran la megaenfardadora Quadrant 3300.

En Calchín (Dpto. Río Segundo), localidad ubicada sobre la ruta 13, hay importantes plantas de procesado de alfalfa y por las rutas que las circundan es incesante el tránsito de camiones con fardos, rollos, pellets y megafardos.

Las empresas Pellfood, Alfacal, y AgroCal marcan el ritmo del negocio en una zona donde hay 6000 hectáreas de alfalfa. Pero el boom se extiende hasta la zona de Tránsito (Dpto. San Justo) donde hay otro jugador de peso como Alfaban, y también productores que han puesto el ojo en el negocio de la reina de las forrajeras. Uno de los casos, es el de la familia Cerino, que lleva adelante El Edén Alfalfa, en el km 242 de la Ruta Nacional 19.

“La firma está compuesta por mi padre Gustavo y los tres hijos, Nicolás, Facundo y yo”, apunta Federico Cerino, y agrega: “Empezamos hace tres años con la alfalfa, ya que antes nos dedicábamos más a la agricultura. Es algo novedoso lo de los rollos y megafardos, tenemos un vecino (Alfaban SRL) que se inició hace ya bastante tiempo con este negocio. Los dos primeros años fueron un poco flojos, hasta que uno se hace conocer y comienza a negociar mejor para vender. Todo está apuntado a la venta interna, y comercializamos bastante en la cuenca tambera de Sunchales y Morteros. Estamos creciendo mucho como empresa familiar, así que la idea es seguir mejorando”.

En su campo, los Cerino trabajan 200 has de alfalfa de primera, y también hacen a porcentaje con otros productores otras 350 has. La alfalfa denominada “La Cordobesa” y los demás insumos son adquiridos siempre en Zanoy.

“Tuvimos tambo hace 20 años, luego se cerró y hace siete años arrancamos con un pequeño feedlot que tiene unas 400 cabezas,  como para darle valor agregado a nuestra producción forrajera”, sigue explicando Federico. “También nos dedicamos a la siembra directa y la cosecha, y tenemos dos o tres clientes fijos a los que brindamos servicios como contratistas”.

Para el negocio de la alfalfa, El Edén cuenta con  segadora, rastrillos, y dos enfardadoras. La relación Claas a través del concesionario Fragro SA (Villa Santa Rosa) arrancó en 2007, y se fue potenciando hasta la actualidad. “Primero compramos una  cosechadora Lexion 570C, quedamos muy conformes con esa máquina y después incorporamos una Lexion 750 con oruga. Ya teníamos una enfardadora New Holland, pero cuando conocimos la Quadrant3300 RC quisimos sumar una segunda enfardadora por la tecnología que trae, recolecta el pasto de forma espectacular, hace un fardo muy lindo y bien presentado, de muy buena calidad, viene con sensores de trabajo, monitores, y tiene muchas comodidades para nuestro trabajo.”, comenta el joven productor.

Durante la entrevista, Federico Cerino nos deja un dato que lo pone orgulloso: “En esta gran zona forrajera hay una sola Quadrant en Calchín, y ahora está la nuestra, así que con gusto la llevamos a diferentes dinámicas a campo, para que los productores la conozcan, sumado a que uno también se ha hecho un poco fanático de la marca”.  Finalmente, el emprendedor hace referencia al concesionario Fragro SA. “Los chicos de Fragro son muy buena gente, y están siempre predispuestos a cualquier hora, desde Osvaldo hasta el hermano y los hijos, así que el servicio de posventa tanto de ellos como de Claas es muy bueno, y no tenemos quejas al respecto”.

Fuente: Portaldelinterior.com