Efecto de los trips sobre la implantación del cultivo de alfalfa En los últimos años prácticas como la siembra directa en pasturas de alfalfa, favorecieron el incremento de organismos perjudiciales como los trips. Cuáles son sus principales características, los daños que generan y algunos métodos para un control eficiente.

Estos insectos, al presentarse en elevadas densidades proviniendo de rastrojos del cultivo antecesor o por migración desde lotes vecinos, pueden afectar su crecimiento durante la etapa de implantación, con pérdidas de vigor en la plántula y retrasos en el desarrollo.

Si bien las condiciones predisponentes para su desarrollo son periodos de sequía, se observan a campo poblaciones en periodos de primaveras y veranos húmedos.

Características morfológicas
Los trips (Thysanoptera: Thripidae) son insectos muy pequeños, que miden aproximadamente 0,2 mm de ancho y 1-1,5mm de largo, poseen alas finas y plumosas de apariencia general pardo-negruzca. El aparato bucal tiene estiletes con los que perforan y desgarran los tejidos vegetales para alimentarse. En observaciones a campo, la apariencia del adulto es la de un insecto pequeño de color negro, mientras que sus estados inmaduros, quienes no tienen alas, presentan una coloración más clara. La hembra encastra el huevo dentro de la nervadura de los foliolos, éstos son muy pequeños (menores a 0,5 mm) y tienen forma aporotada.

Ciclo  biológico
Presentan  6  estadíos  de  desarrollo:  huevo,  ninfa  1,  ninfa  2,  pre-pupa,  pupa  y  adulto.  La  hembra  adulta  ovipone  sus  huevos  en  el  tejido  vegetal,  desde  donde  emerge  el  primer  estadío  ninfal.  A  partir  de  este  momento  comienza  a  alimentarse  de  los  jugos  vegetales,  raspando  los  tejidos  del  epitelio.  Los  estados  de  pre-pupa  y  pupa  trascurren  en  el  suelo  y  no  ocasionan  daño,  hasta  que  finalmente  se  produce  la  emergencia  del  adulto,  que  continúa  con  su  alimentación  y  reinicia  el  ciclo  biológico.  La  duración  total  del  ciclo,  varía  fundamentalmente  en  función  de  la  temperatura,  pero  en  el  verano  puede  completarse  en  unos  pocos  días.

Daños 
Los  daños  responden  a  la  característica  general  de  los  trips,  debido  a  la  particularidad  de  su  aparato  bucal.  Éste  consta  de  estiletes  que  los  utilizan  para  raspar  el  tejido  epitelial,  haciendo  aflorar  jugos  del  vegetal  que  posteriormente  succionan  para  alimentarse.  Como  consecuencia  de  esto  se  producen  finas  cicatrices  blanquecinas,  que  al  aumentar  en  cantidad  hacen  variar  el  color  de  los  folíolos  y/o  cotiledones  del  verde  al  plomizo,  ceniciento  o  plateado.  Además  de  las  características  tanto  del  insecto  como  de  las  plántulas  dañadas,  la  identificación  de  la  gravedad  del  daño  se  complementa  al  detectar  la  pérdida  de  vigor  y  detención  del  crecimiento  en  las  plántulas,  lo  que  permite  reflejar  en  general  que  el  cultivo  “no  progresa”.

El  ataque  en  el  estado  cotiledonal  o  los  primeros  estados  de  desarrollo  como  ser  hoja  unifoliada  o  primeras  hojas  trifoliadas,  en  caso  de  superar  el  umbral  de  daño  económico  (2  trips/plántula),  exige  la  necesidad  de  tomar  las  medidas  de  control  pertinentes  para  evitar  la  posible  muerte  de  plántulas.

Cuando  los  cultivos  no  son  adecuadamente  monitoreados  en  la  etapa  de  emergencia,  la  evidencia  de  problemas  en  la  implantación  de  los  mismos  debido  a  elevadas  poblaciones  de  trips,  normalmente  es  adjudicable  a  otros  factores,  como  calidad  de  semilla,  tipo  de  suelo,  falla  de  sembradora,  etc.  Durante  el  verano  las  infestaciones  de  trips  suelen  alcanzar  altas  densidades  en  el  cultivo  de  soja,  con  predominio  de  ninfas.

Estas  poblaciones  migran  luego  a  otros  cultivos  como  la  alfalfa.  En  esta  forrajera  el  impacto  de  los  trips  es  diferente,  dependiendo  si  la  infestación  ocurre  en  un  cultivo  desarrollado  o  durante  su  implantación.  En  el  primer  caso,  altas  densidades  pueden  causar  daño  por  la  destrucción  de  las  células  aunque  no  afecta  el  rebrote  posterior,  mientras  que  la  infestación  en  las  plántulas  puede  causar  retraso  en  el  desarrollo  o  disminuir  el  stand.

Generalmente  en  el  mercado  la  semilla  pueden  adquirirse  estas  con  tratamiento  de  insecticidas  para  “garantizar”  la  protección  de  las  plántulas  durante  los  primeros  estadíos.  Sin  embargo,  resulta  imprescindible  monitorear  las  pasturas  después  de  la  emergencia  debido  a  la  gran  variabilidad  en  los  tiempos  de  protección  condicionada  a  su  vez  por  las  condiciones  ambientales.

Control  de  Trips
Entre  los  diferentes  controles  podemos  citar  el  control  biológico  y  el  químico.  Control  Biológico:  Tanto  en  soja  como  en  alfalfares  establecidos,  las  ninfas  de  trips  son  presa  de  una  gran  diversidad  de  enemigos  naturales  como  los  hemípteros  predadores  Geocoris  spp  (Lygaeidae)  y  Nabis  spp.  (Nabidae).  También  existen  altas  poblaciones  de  pequeñas  chinches  predadoras  Orius  sp  (Anthocoridae)  que  consumen  dichos  trips.

Control  Químico
Tratamiento  de  semilla
El  período  de  implantación  del  cultivo  de  alfalfa  es  el  más  crítico  para  el  mismo  y  es  la  etapa  durante  la  cual  los  ataques  severos  de  trips  provocan  la  muerte  de  plántulas  disminuyendo  los  stand  de  estas  en  los  lotes.  Los  tratamientos  realizados  a  las  semillas  protegen  a  las  plántulas  en  sus  estadios  iniciales,  y  dependiendo  del  producto  y  de  las  condiciones  ambientales,  este  sistema  permite  proteger  al  cultivo  entre  los  7  y  30  días  iniciales  del  mismo.

Los  productos  recomendados  son  los  siguientes:

Un  punto  importante  a  considerar  es  que  aún  en  el  caso  de  utilizar  semilla  de  alfalfa  tratada  con  alguno  de  estos  productos  es  fundamental  el  monitoreo  del  cultivo  durante  los  primeros  estadios  y  realizar  aplicaciones  de  insecticidas  en  cobertura  (en  postemergencia)  cuando  la  presencia  del  insecto  es  mayor  al  umbral  de  daño.

Aplicaciones  de  insecticidas  en  postemergencia
Las  aplicaciones  de  insecticidas  en  postemergencia  en  cultivos  de  alfalfas  implantadas  constituyen  una  herramienta  eficiente  en  caso  de  elevadas  poblaciones  de  trips,  a  fin  de  no  perder  rendimiento  y  calidad  de  biomasa  por  clorosis  y/o  detención  del  crecimiento.  En  cuanto  a  los  tratamientos,  se  mencionan  los  siguientes  productos  y  dosis:

Para  mejorar  las  condiciones  de  aplicación,  es  conveniente  utilizar  tensioactivos  y  pastillas  de  cono  hueco.

Otra  herramienta  fundamental  a  tener  en  cuenta  es  el  control  cultural,  es  a  través  de  la  elección  adecuada  de  las  fechas  de  siembra,  fechas  tempranas,  durante  el  mes  de  febrero  y  principios  de  marzo,  el  cultivo  será  más  propenso  a  ser  afectados  por  los  trips,  mientras  que  al  retrasar  la  fecha  (fines  de  marzo  y  abril)  se  disminuirían  considerablemente  los  riesgos.