Analizaron los alcances de la liberación comercial en el país de la primera alfalfa transgénica Se realizó una reunión con los principales actores vinculados al cultivo de alfalfa en el valle bonaerense del Río Colorado (VBRC). El objetivo fue analizar los alcances a corto y largo plazo, de la reciente liberación comercial en Argentina de la primera alfalfa genéticamente modificada (GM).

Ello fue aprobado mediante la Resolución 33 de la Secretaría de Alimentos y Bioeconomía del Ministerio de Agroindustria de la Nación, publicada en el Boletín Oficial del 8 de junio pasado. La norma autorizó al Instituto de Agrobiotecnología Rosario S.A. (INDEAR) la comercialización de semilla de alfalfa y sus productos derivados, de cultivares con la acumulación de los eventos MON-00179-5 y MON-00101-8 (OCDE) que confieren menor contenido de lignina y resistencia a glifosato.

En la reunión, realizada en la Estación Experimental Agropecuaria Hilario Ascasubi del INTA participaron empresas del sector semillero que concentra aproximadamente el 80% de la producción nacional de semilla de alfalfa convencional (no-GM), organizaciones y empresas apícolas locales, empresas vinculadas a la producción de heno para exportación y al sector tambero local. También estuvieron presentes la Corporación de Fomento del Río Colorado (CORFO) y del Instituto Nacional de Semillas (INASE).

La mayoría de los participantes manifestaron incertidumbre frente a los posibles escenarios en la actividad del VBRC a corto y largo plazo. Desde el sector tambero se comentó la posibilidad de que esta nueva variedad mejore la calidad del forraje, si los niveles de lignina fueran significativamente inferiores a las variedades convencionales. También se podría mejorar el control de aquellas malezas que no muestren resistencia o tolerancia a glifosato. Quedó en claro que ello solo sería en el caso de pasturas de alfalfa pura, que son las de menor frecuencia.

Por su parte, el sector semillero presente, mostró gran preocupación por posibles problemas de contaminación de las alfalfas no transgénicas, como ocurrió en EE.UU. Esta situación amenaza con representar un grave perjuicio económico para esta tradicional actividad del VBRC, donde se siembran más de siete mil ha de alfalfa para semilla.

Por su parte, el sector apícola regional y los productores de heno, mostraron incertidumbre frente a posibles limitaciones para la exportación de sus productos en algunos mercados internacionales. En el balance general, se consideró que la medida afectaría negativamente a la región.

Al momento de la reunión, ninguno de los participantes, a través de las organizaciones que los nuclean, había tenido acceso a los cuatro dictámenes que sustentaron la Resolución 33/2018. Ello resulta de alto valor, pues la misma norma establece que la autorización de esta alfalfa GM podría quedar sin efecto si existiese nueva información científica y técnica que invalide las conclusiones científicas en las que se basaron esos dictámenes.

Palo Verde presentó sus nuevas variedades de alfalfa
El encuentro sirvió también para la presentación de las nuevas variedades de alfalfa que la empresa desarrolla en convenio con el INTA.

Eestuvo presente el ingeniero Raimundo Lavignole, presidente de INASE, el ingeniero Daniel Basigalup, genetista del INTA Manfredi, el director técnico de Palo Verde, ingeniero Horacio Gallarino y los socios fundadores de la compañía, Carlos Croci y Miguel Ibarra.
En la ocasión, se dieron a conocer las nuevas variedades Kumén PV INTA y Amaya PV INTA.

Kumén PV INTA es una variedad sintética seleccionada por tolerancia y producción de forraje bajo condiciones de salinidad y deriva de tres ciclos de selección fenotípica a campo en el ambiente semiárido salino de la localidad de Isla Verde, en Santiago del Estero, recomendada para la producción de forraje en condiciones de salinidad en ambientes de secano o bajo riego. Se trata de una variedad sin reposo invernal (GRI 9) que presenta porte erecto, coronas de tamaño intermedio, abundante cantidad de tallos y abundante foliosidad. Asimismo, se destaca por su alta resistencia al pulgón moteado, a la fusariosis y a los pulgones verde y azul, además de contar con una moderada resistencia a fitóftora y antracnosis.

En tanto que Amaya PV INTA tiene una alta proporción de hojas multifolioladas genera forraje de alta calidad por su mayor relación hoja/tallo, es decir que el 78 % de las plantas presentan varias hojas con un promedio de cinco a siete folíolos y está recomendada para la producción de carne o leche en condiciones de secano en toda la Región Pampeana, tanto en condiciones de pastoreo directo o corte. Asimismo, aconsejó su utilización para la confección de reservas forrajeras (heno y/o henolaje) de alta calidad en todas las áreas alfalferas del país.