Rendimiento de forraje de alfalfa con fertilización de nanoparticulas El INTA evaluó el impacto de la fertilización con calcio, magnesio y azufre, formulado a través de la tecnología de nanopartículas, en los rendimientos de materia seca de alfalfa. Los resultados, en el siguiente ensayo.

Los altos rendimientos del cultivo de alfalfa (Medicago sativa L.) exigen una alta disponibilidad de nutrientes; sin embargo, los fertilizantes más utilizados no siempre proporcionan los mismos de acuerdo con las necesidades del cultivo (Lanyon & Griffith, 1988). Las nuevas alternativas tecnológicas para formular fertilizantes tradicionales, como la nanotecnología, abren nuevas oportunidades de investigación para aumentar la eficiencia de la aplicación de fertilizantes en alfalfa y otros cultivos.

Con el objetivo de evaluar el impacto de la fertilización con calcio (Ca), magnesio (Mg) y azufre (S), formulado a través de la tecnología de nanopartículas, en los rendimientos de materia seca (MS) de alfalfa, se llevó a cabo durante 2017-2018, un ensayo en conjunto con la empresa KIOSHI STONE y el INTA.

La empresa mencionada posee en el mercado una línea de productos denominada MIST, formada por nanopartículas de minerales de elevada pureza y concentración. La presentación de los productos es líquida y se trata de una dispersión floable que puede ser aplicada mediante todos los sistemas de pulverización y riego.

Los contenidos de Ca y Mg se incrementan y aparecen con mayor disponibilidad al igual que el resto de los nutrientes. Este resultado es similar al que ocurre con el empleo de enmiendas tradicionales (Yeso, Calcáreos, etc.) pero con la ventaja de emplear dosis muy reducidas (1,5 a 3 l ha) y con una velocidad de reacción mayor y perdurable.

Esto simplifica el manejo, elimina el costo de logística asociado al manejo de enmiendas tradicionales y por último brinda una herramienta efectiva para el productor.

Para el ensayo en cuestión, las parcelas de alfalfa se sembraron el 17/05/2017 en un suelo Haplustol éntico en la EEA Manfredi-INTA, Córdoba, Argentina (31.5 ° S, 63.5 ° O). Se realizó un análisis de suelo previo a la siembra en el estrato superior (0-20 cm) el cual determinó los siguientes valores: pH: 6,8; materia orgánica: 1,92%; P extraíble: 58.3 ppm; N-NO: 19,27; Ca: 7,90 cmol kg; Mg: 2,73 cmol kg; Na:1,50 cmol kg; K: 2,67 cmol kg y CIC: 19,37 cmol kg.

Todas las parcelas se sembraron con el cultivar Traful PV INTA (GRI9) a una densidad de siembra de 12 Kg ha. Se utilizó un diseño de bloques completos al azar con tres repeticiones y parcelas de 5 m.

Los tratamientos siguieron una disposición factorial en la que los factores fueron: a) fuente de nutrientes, con tres niveles: MIST®-Ca / Mg + S; MIST-Ca; y MIST-S / Ca + S; b) nivel de nutrientes, con dos niveles: 1,5 l hay 3 l ha de producto formulado; y c) momento de aplicación, con cuatro niveles: pre-siembra; pre-siembra + segunda dosis después del primer corte; pre-siembra + segunda dosis después del 4to corte; y todo lo anterior.

Combinando todos los factores y niveles, el experimento tuvo un total de 25 tratamientos, incluido el control (sin fertilizante). Las parcelas se mantuvieron libres de malezas y plagas mediante aplicaciones químicas. Los cortes se realizaron cada vez que el cultivo alcanzó el 10% de floración. A lo largo de la temporada de crecimiento (octubre de 2017 / abril de 2018), se realizaron 6 cortes. Sumando todos los cortes, se obtuvo el rendimiento acumulado de MS (kg MSha) para la primera temporada de crecimiento. En la Figura 1 se presentan los rendimientos de MS promedio acumulados para cada tratamiento.

Figura 1 -Rendimiento acumulado (6 cortes) en kg MSha para tratamientos y control de nivel y tipo de fertilizante durante la primera temporada de crecimiento (2017/2018). Las parcelas control exhibieron el valor absoluto más bajo en comparación con todas las parcelas fertilizadas. El uso de MIST-S / Ca + S (3 l ha) y MIST-Ca (1.5 l ha) produjo las respuestas de mayor rendimiento en valores absolutos.

Se evidencia una respuesta beneficiosa de algunos de los tratamientos de fertilización en comparación con el control. Para los suelos con deficiencias de nutrientes, las formulaciones de fertilizantes de nanotecnología pueden ser importantes para aumentar los rendimientos de forraje, particularmente en función de sus costos más bajos y la facilidad de aplicación. Estas tecnologías serían de gran importancia tanto en sistemas donde hay deficiencias de nutrientes y problemáticas de suelo asociadas, así como aquellos suelos que no presentan limitaciones. Dado que el empleo de estas herramientas permite tener una mayor disponibilidad de Ca y Mg, mejorar el pH, la saturación de bases y en definitiva tener una mayor disponibilidad de nutrientes.

Es importante aclarar que en el presente informe solo se presentan los datos de algunos de los productos de la línea MIST y en evaluaciones sobre la primera temporada productiva en las condiciones mencionadas. La empresa cuenta con otros productos como aquellos para implantación de nuevas pasturas: a) MIST-Vs: vivificante tratamiento de semillas, que conjuntamente con el inoculante la empresa lo recomienda para obtener las condiciones óptimas en el entorno de la semilla (pH y micronutrientes) asegurando el correcto desarrollo del cultivo; b) MIST-N: fertilizante nitrogenado; según la empresa, el aporte de nitrógeno (N) al momento de la siembra puede ser realizado sin fitotoxicidad contando con un carrier (mineral nanoparticulado) que aloja a la urea por adsorción en los poros superficiales liberando así al nutriente de forma paulatina; y c) MIST-P: fertilizante arrancador, cuenta con la misma tecnología mencionada anteriormente por la empresa en donde un carrier es “dopado” con fósforo (P) para su liberación progresiva. En todos estos casos, la empresa menciona que las dosis empleadas son muy bajas comparativamente con los sistemas tradicionales de fertilización de base.

Referencia: Lanyon, L.E. and Griffith, W.K. 1988. Nutrition and Fertilizer Use. In: Alfalfa and Alfalfa Improvement. ASA-CSSA-SSA, Madison, Wisconsin. Agronomy Monograph 29. 333-372.